Esto significa no tomar más de dos bebidas alcohólicas al día en el hombre y más de una bebida alcohólica al día para la mujer. Una bebida alcohólica equivale a 1 lata de cerveza (12 onzas), a una copa de vino de 4 onzas o a una copita para medir licor de 1 onza.

Demasiado alcohol puede dañar el hígado y contribuir al desarrollo de cánceres tales como los de garganta e hígado. El alcohol también contribuye a las muertes por causa de accidentes automovilísticos, asesinatos y suicidios.

El abuso del alcohol en nuestra sociedad acarrea serios problemas para el individuo y para la sociedad por su sensible repercusión en las actividades cotidianas de la vida diaria. Se calcula que al menos una décima parte de la población (hombres en su mayoría) consume sistemáticamente una cantidad excesiva.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) explica que esta droga constituye un serio problema de salud pública, no sólo por la inacabable lista de enfermedades que puede provocar, sino también se estima que están relacionados con 25% de los suicidios, 15% de los accidentes laborales, 40% de los accidentes de tráfico y 20% de las urgencias médicas.

Sin embargo cabe decir que el consumo moderado (un vaso de vino en las comidas) puede disminuir el riesgo de infarto de corazón y la degeneración macular.

Share This